Consejos para un buceo seguro

Inicio  >>  Sin categoría  >>  Consejos para un buceo seguro

Consejos para un buceo seguro

destacada-cursos-bautizo

Si por fin te has decidido a empezar a bucear, debes tener en cuenta una serie de recomendaciones que te ayudarán y facilitarán en esta experiencia. En primer lugar, lo más importante es prepararse bien. En el buceo hay que tener una formación previa y nosotros podemos dártela. Mira aquí nuestros cursos de buceo.

Otra de las claves que tienes que tener en cuenta, sobre todo en las primeras inmersiones, es que no debes contener la respiración. Hay que respirar por la boca ya que la nariz está tapada por la máscara.

Los pulmones son el espacio de aire más importante que debemos ecualizar al descender y ascender bajo el agua, así que  !Nunca aguantamos la respiración! – Al aguantar la respiración, el aire queda atrapado en los pulmones.  El aire atrapado se expande cuando ascendemos.

Dentro de las consejos a tener cuenta para iniciarse en el buceo, debes tener en cuenta también que hay que ascender despacio. Una de las reglas por las que regirse en este sentido, es en la subir más despacio que la columna de burbujas que se genera tras cada exhalación. ¿Por qué ocurre esto?

Nuestro cuerpo reacciona bien a los cambios de presión ya que la mayoría de nuestro cuerpo es de agua. La presión en el agua no tiene ningún impacto pero si que afecta a los gases. Mientras buceamos y respiramos aire bajo presión nuestro cuerpo se llena de nitrógeno. Este fenómeno se puede comparar con lo que ocurre con una botella de Coca-Cola. Mientras está cerrada no vemos burbujas de gas, pero si la abrimos de golpe, sale el gas.  Nosotros, al tener burbujas de gas por todo el cuerpo, subimos lento para evitar que ocurra ese mismo efecto.

Otra de las cosas a tener en cuenta es la presión en los oídos es una sensación muy molesta no ocurre todo el tiempo pero que se puede aliviar. Para ecualizar los oídos y los senos nasales en el descenso, debemos soplar suavemente mientras nos tapamos la nariz para ecualizar cada poco metros. Si realizamos esta acción, no notaremos ninguna molestia. Es importante tener en cuenta que no hay que bucear si estás resfriado o sufres congestión.

Cuida tus movimientos. El agua es mucho más denso que el aire, así que cualquier movimiento te costará mucho más que en superficie. No hagas esfuerzos innecesarios.

Es conveniente también beber bastante agua antes de bucear para mantenerte hidratado y evitar así la aparición de fatiga, mareos, náuseas…  La suavidad en los movimientos también evitará que tus acciones afecten al fondo marino.

Viajar en avión o coche a un lugar elevado después de una inmersión tampoco es recomendable. Si se realiza una inmersión en aguas abiertas, se recomienda que esperes al menos doce horas antes de viajar a un lugar con mucha altitud.. Si realizas mas de una inmersión en aguas abiertas en el mismo día, o si buceas dos o mas días consecutivos espera al menos 18 horas.

Y el último consejo, y no por ello el menos importante, es que conozcas siempre tus límites. No hagas nunca nada que te haga sentirte incómodo o fuera de tu zona de confort. Ante cualquier duda, pregunta siempre a tu instructor

 

Acerca del autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *